De qué estará hecha tu mano ahora que guarda mi beso

Franklin Dávalos