Ese toro que no veíamos